El plantel de San Lorenzo se instaló en Curitiba donde este miércoles buscará los tres puntos ante Atlético Paranaense, puntero del Grupo 4 de la Copa Libertadores para seguir con chances de alcanzar los octavos de final.

“El grupo está fuerte después de ganar dos partidos seguidos, y esperamos seguir ganando y traer un triunfo de allá”, sostuvo el defensor Paulo Díaz, el vocero del grupo antes de subirse al avión rumbo a Brasil.

En esa delegación faltó Leandro Romagnoli, el ídolo azulgrana que no fue convocado por Diego Aguirre.

El partido se jugará en el estadio Arena da Baixada el miércoles a las 21 y se enfrentarán el local, puntero del grupo con 7 puntos y San Lorenzo último con 4 por la penúltima fecha de la zona.

Un triunfo salvador contra la Universidad Católica la semana pasada mantuvo con vida a San Lorenzo, aunque no tiene margen para una derrota, ya que lo dejará fuera de competencia.

“Nosotros vamos a ganar, si se da el empate, se dará y habrá que ganar el partido como loca, pero vamos con la ilusión de ganar”, insistió Díaz.

Pese a esas dos victorias, el técnico uruguayo se juega su continuidad ante el conjunto paranaense.

Ausente Romagnoli, entre los que viajaron está Ezequiel Cerutti, quien trabajó normal en el último entrenamiento previo en cambio el juvenil Tomás Conechny va tomando ritmo de poco y no fue a Brasil.

Aguirre deberá definir si mantiene a Nicolás Navarro en el arco o vuelve Sebastián Torrico, aunque todo indica que ex Argentinos y Napoli seguirá bajo los tres palos.

Los demás integrantes de la delegación son: los defensores Díaz, Matías Caruzzo, Marcos Angeleri, Gabriel Rojas, Mathías Corujo y Fabricio Coloccini; los volantes Franco Mussis, Néstor Ortigoza, Fernando Belluschi, Rubén Botta, Bautista Merlini, Juan Mercier y Cristian Barrios; y los delanteros Nicolás Blandi, Cerutti, Gonzalo Bergessio y Ezequiel Avila.