Una madre murió al ser afectada por cianuro cuando intentaba salvar a su bebé de un año y medio que fue envenenado en Salta. Por el crimen fue imputado la ex pareja de la mujer por "doble homicidio calificado".

El acusado, docente y periodista, fue detenido en el velorio de las víctimas. Según las investigaciones el hombre le dio una botella con agua que dijo haber bendecido en la Catedral local para contribuir con la curación del pequeño que se encontraba enfermo. El líquido había sido contaminado con el mortal veneno. 

La mujer identificada como Alejandra Párraga, estudiante de nutrición, y su pequeño hijo Amir, fueron llevados a una clínica privada donde fallecieron. La mujer intentó salvar a su hijo practicándole respiración boca a boca.

Creían que fue un caso de intoxicación accidental pero una mujer alertó a las autoridades que el hombre, Gaspar Cinco, le confesño que se había mandado "una macana grande". 

Familiares de las víctimas declararon que el joven mostró cierto fastidio con la presencia del niño semanas atrás y había sido motivo de discusión en la pareja.